México detuvo un 73% más de migrantes

México detuvo un 73% más de migrantes desde el lanzamiento de una operación para reforzar la seguridad de su frontera sur, según un informe difundido el miércoles por un grupo de derechos humanos y varios defensores de los migrantes.

El estudio de la Oficina de Washington para América Latina (WOLA, por sus siglas en inglés) señaló que México arrestó a 168.000 migrantes desde julio de 2014 a julio de este año frente a los 97.000 que había detenido en el mismo periodo anterior, mientras activistas dijeron que a la par de la operación se han incrementado los abusos y delitos contra migrantes, incluidos los cometidos por parte de las autoridades.

“El Programa Frontera Sur ha sido todo un éxito para ellos (el gobierno), por supuesto. Sus números, los lanzan con mucho orgullo”, dijo Fray Tomás González, un sacerdote que dirige un albergue de migrantes en el estado de Tabasco, en los márgenes del Golfo de México y un paso tradicional de personas que buscan llegar a Estados Unidos.

“Creo que para nosotros debería ser el gran fracaso de la sociedad mexicana y del Estado mexicano en su responsabilidad con los hermanos centroamericanos”, añadió.

La Secretaría de Gobernación, responsable de la política interior, remitió las preguntas sobre el estudio al Instituto Nacional de Migración, que hasta ahora no había respondido.

Los datos provienen del gobierno, los refugios de migrantes, entrevistas con las autoridades, migrantes y sus defensores.

México lanzó el plan Frontera Sur durante el verano de 2014 al mismo tiempo que Estados Unidos registraba un gran aumento en el ingreso de menores de edad no acompañados que llegaban desde Centroamérica escapando de la violencia en sus países de origen.

WOLA, con sede en Estados Unidos, señaló en el sumario de su estudio que la aplicación estricta de las leyes migratorias tiene “consecuencias preocupantes” para los derechos humanos y que se han detectado casos de migrantes heridos e incluso asesinados durante operativos de las autoridades.

También indicó que la presión sobre los migrantes los ha forzado a abandonar rutas ya establecidas en dirección al norte, por ejemplo el tren de carga conocido como “La bestia”, y optar por alternativas más peligrosas en las que se multiplica su vulnerabilidad. Caminar o desplazarse en barcos son algunas de ellas.

A su vez remarcó que hay un patrón continuo de delitos contra los migrantes como el secuestro, el robo, la extorsión y la violación de sus derechos humanos; sobre todo durante las detenciones y los procesos de deportación.

Alberto Donis, directivo de otro albergue en el estado sureño de Oaxaca, dijo que han detectado también un “aumento de la violencia en toda la ruta”.

La organización denunció que raramente se sanciona a quienes abusan de los migrantes. Sólo cuatro de las 1.600 denuncias recibidas por la Comisión Nacional de Derechos Humanos durante los últimos tres años han tenido como consecuencia recomendaciones formales a instituciones públicas implicadas en los abusos.


PVR Property Management